Hablemos de la licencia BSD

Dentro de las licencias de software libre nos encontramos la licencia GPL (Gnu Public License) con todas sus variantes y la BSD (Berkeley Software Distribution).

La GPL no nos permite cerrar el sistema o la aplicación que use cualquiera de las variantes de la GPL y siempre debemos distribuir el código fuente.

Esta ley es libre en parte y por lo tanto es hipócrita ya que va gritando a los 4 vientos libertad y luego no nos deja cerrar el sistema.

Por otro lado la BSD nos permite ver el código y modificarlo pero también nos permite cerrar el sistema o la aplicación.

Lo normal es que esto lo lea alguien que defienda el código abierto y no lo privado pero la libertad también incluye el poder cerrar nuestro sistema.

Un ejemplo de ello es el sistema de la manzana, este sistema es un BSD, el kernel Darwin es una mezcla de Mach1 con algo de BSD y es libre, aunque las demás partes del sistema sean de código cerrado.

OJO, con esto no digo que la GPL sea mala licencia, considero que es una buena licencia ya que nos da más libertad que las privadas, pero la BSD es el verdadero software libre ya que nos lo permite todo.

A lo largo de su historia esta licencia ha tenido varios cambios:

  • BSD de 4 cláusulas
  • BSD de 3 cláusulas

Luego existe una variante, la llamada BSD de 2 cláusulas o simplificada que es la usada por FreeBSD.