¡Hola! Bienvenido a Desde Linux. ¿Acaso estás harto de los pantallazos azules y los virus? Entonces, no dudes en migrar a Linux. Si recién empiezas, te recomendamos pasar por nuestra sección para Novatos. En caso de que estés buscando una Distribución Linux, tenemos guías para ayudarte a elegir la mejor. También contamos con un listado de Programas para reemplazar a los que usabas en Windows. No olvides utilizar la barra aquí debajo para obtener ayuda adicional.

Rehabilitándose del distro hopping

Según mis cuentas, llevo casi 2 años usando GNU/Linux. Es una cantidad de tiempo ínfima al compararla con la existencia del kernel, o de las distribuciones más antiguas; y por supuesto que dos años no me han convertido en un experto. Pero si me hicieron un distro hopper y debo aceptar que mucho de mis conocimientos sobre el sistema vienen de esa era. Pero a la larga no era algo agradable.

Creo que no tengo que explicar que es el distro hopping a estas alturas. Saltar de distribución en distribución buscando algo que nunca encuentras. Lo que a continuación cuento es sólo mi experiencia personal y de ninguna manera debe corresponder a la de otros usuarios.

El rito de iniciación

Hace años me encontré con un sitio de internet que explicaba las ventajas del software libre y te invitaba a cambiarte a una distribución de Linux a la brevedad. A la fecha le mantengo mucha estima a esa página hoy abandonada y carente de su dominio propio. Entonces descargué, cómo creo que la mayoría empezamos en esta época, Ubuntu; en su versión 8.10 Intrepid Ibex. En esa época mi estimada cafetera corría con 256 MB de RAM, así que me fue imposible probarlo.

Pero no me rendí. Todos los días veía capturas de los escritorios más bonitos que encontraba, leía sobre distribuciones y aprendía a grabar imágenes ISO. Según recuerdo, tardó días en descargarse la imagen. Fue hasta que mi computadora tuvo una ampliación de memoria cuando lo pude probar, pero para entonces ya había cambiado mi disco por uno más actual (9.04) con un profesor, un trueque más que ventajoso para mí.

Empecé a usar Ubuntu esporádicamente, más que nada por lo sorprendido que me dejó el sistema. Y ahí empezaron las andanzas. Cuando instalé mi primera distribución, Fedora 14 Laughlin, comenzó una serie de cosas extrañas que me hicieron cambiar de distribución.

De varias instalaciones de Fedora, pasé a Ubuntu, Xubuntu, OpenSUSE, Debian, LinuxMint, Crunchbang, Trisquel, Mageia, ArchLinux, Archbang y otras cuyos nombres se han perdido en las lagunas de mi memoria; y en innumerables entornos de escritorio y gestores de ventanas.

Eventualmente me cansé de esto. Reconocí que esto no era ventajoso para mí y ni siquiera para la comunidad que ponía a mí disposición tantas y tantas opciones que probar. ¿Qué fue lo que sucedió?

Fatalidad y necedad

Para librarme del distro-hopping lo primero que tuve que hacer es pensar en por qué comencé. Fedora era divertido, pero cada cierto tiempo me mandaba un error incomprensible y que seguramente a otras personas hubiera terminado por regresar de una patada a Windows, o lo que sea que usarán. Aún hoy no tengo idea de lo que sucedió o por que el pantallazo de televisión me perseguía en cada distribución que tocaba. Pregunté y me informé lo más que pude, pero entonces la única solución que se me apareció con los limitados conocimientos que poseía era escaparme a otra distribución.

Un día llegó Crunchbang y se terminó el error casi mágicamente. Y a partir de entonces no fue migrar de distribución por el Error, sino por probar todo lo que se me atravesaba. Ya no había remedio.

Haz que te cuesten las cosas

Uno de los principales promotores del distro-hopping es la falta de costo de las distribuciones. Antes de que me apaleen por pedir distribuciones caras, debo decir que me encanta que no haya que pagar nada por un sistema como este. Es el sueño de todo consumidor: calidad indiscutible y un precio exageradamente bueno.

Pero la gran mayoría de distribuciones te la quieren poner demasiado fácil. Modos live, distribuciones out-of-the-box y demás cosas que hacen sencillo migrar entre distribuciones populares en algunas horas. Mi récord personal es haber cambiado de OpenSUSE con Gnome a Fedora en 3 minutos después de casi una hora de instalación. El fátidico error me perseguía.

Cuando uno instala ArchLinux éxitosamente por primera vez, las cosas cambian. Todas las veces que lo intentaba fracasaba estrépitosamente. Fue mucho después que pude armar mi primer entorno completo en mi cafetera, y el Error estaba lejos de aparecer. Todos esos errores han hecho posible que mi última instalación limpia de Arch haya sido completamente funcional en menos de 24 horas, así que mi nuevo récord está lejos de las semanas de darse topes contra la mesa.

Cuando cambié el primer Arch que tanto trabajo me había costado construir por Archbang no podía dejar de sentir que no valía la pena desperdiciar tantas horas por eso. Sí las cosas te cuestan, aún simbólicamente; te sientes más apegadas a ellas.

Valorar mis horas de trabajo para dejar a Debian en mi cafetera y a ArchLinux en mi portátil funcionales ha sido el primer paso para no cambiar de distribución más.

No hay nada bueno en ello

Usar distribuciones tan poco tiempo no nos deja nada. Use algunos días Mageia y no puedo opinar de ella más que me gustaba el centro de configuración. ¿Sé como se llama? No. ¿Sabía usar su sistema de paquetes? Tampoco. ¿Aprendí algo? Quizá, pero no era algo que no supiera ya.

Este conocimiento no ayuda a nadie. Dejas de usar la distribución y lo olvidas, y no puedes ayudar a quién lo necesita. Pérdida total.

Además, gastamos tiempo en dejar las cosas como estaban. Soy usuario de Vim, y después de un tiempo el archivo ~/.vimrc se va haciendo cada vez más y más indispensable y valioso. Perderlo no era nada agradable y estar a cada rato metiéndolo en un USB o respándandolo en Dropbox no era agradable. Ahora multiplíquenlo por todos los programas que pueda uno usar, y muchos cuyas configuraciones se pierden por no tener un archivo como este.

Pude dejar la partición /home vivita y coleando, pero a mí siempre me ha resultado extraño dejar los archivos de configuración anteriores y borrarlos después no parece resolver nada. Pero independientemente de esto, instalar los paquetes que necesitemos significa tiempo perdido. El tiempo no vuelve.

No seguir las modas

Más allá de cualquier impulso hispter, no seguir a la última distribución de moda es bueno. Te garantizas una visión más imparcial si la llegas a probar, no pierdes tiempo en caso de que algo salga mal, y otros beneficios, como alguna forma de lealtad a tu color y sabor del pingüino. Por subjetivo que parezca.

En esta última época cambié de Chakra a Aptosid, luego a SolusOS, y luego a Cinnarch. Como no funcionaron, me pasé a Crunchbang Testing, que si acepto a mi quisquillosa tarjeta de video. Pero me cambié a ArchLinux. Por que ya no quería cambiar, por que ya no es la distro de moda o por el AUR. Puedo argumentar mil y un razones, pero decidí quedarme en esta.

Hay que recordar que el modo Live y la virtualización son nuestros amigos.

Consejos y conclusiones

Considero el saltar de distro en distro un mal hábito. Habrá quien me contradecirá y todo, pero yo así lo creo. De todas formas, tengo unos consejos para que los saltos sean más agradables:

  • Verifica que la distribución cumpla con tus necesidades, o mejor dicho; que tenga los paquetes que necesitas. Hay distribuciones tan nuevas -y atractivas- que no.
  • No te aceleres a instalar. Prueba primero que funcione tu hardware. A mí me daban problemas la tarjeta de vídeo, el internet inalámbrico y el sonido. No comprobarlo y no saber como corregirlo son errores fatales
  • Haz pruebas de largo plazo Yo probé Chakra durante 15 días para ver que tanto podía aguantar en KDE. Me llevé una buena impresión, y tengo un criterio mucho mejor formado para opinar acerca de ella.

Y antes de que me linchen, el mar es suficientemente grande para todos los peces. Por ahí ha de estar esa distribución perfecta, pero estoy lejos de hallarla. Y no tengo prisa.


anti

anti: Distro-hopper rehabilitado. A parte de eso no tengo mucho que decir.


No olvides dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

  1. Leproso_Ivan redactor
  2. lector
    • autor
      • redactor
  3. lector
    • autor
      • usuario
  4. lector
    • admin
  5. Jotaele usuario
    • autor
  6. lector
    • autor
  7. lector
    • msx redactor
  8. redactor
    • msx redactor
  9. jorgemanjarrezlerma redactor
  10. Perseo redactor
    • autor
  11. lector
  12. msx redactor
  13. lector
  14. lector
  15. usuario

DesdeLinux y DesdeFirefoxOS se encuentran felizmente hosteados en GNUTransfer