El Museo de Historia de la Computacion restauro 21 videos raros de la legendaria conferencia informática de 1976

Después de un proceso de recuperación y restauración que duró años, el Museo de Historia de la Computación ha compartido 21 grabaciones de video nunca antes vistas de la legendaria conferencia de computación de 1976.

La investigación sobre la historia de la computación, apodada el Woodstock de la computación, reunió a una élite mundial de pioneros de la informática. Dag Spicer, curador sénior del Museo de Historia de la Computación (CMH), anunció este nuevo recurso que brinda una visión fascinante de los primeros años de la computadora electrónica digital.

“Durante cinco días de verano de 1976, la primera generación de ‘estrellas de rock’ informática tuvo su propio Woodstock. De todo el mundo, decenas de ingenieros, científicos y pioneros de la informática se reunieron para reflexionar sobre los primeros 25 años de su disciplina en el clima cálido y soleado (y quizás un poco inquietante) de los laboratorios nacionales de Los Álamos, cuna de la bomba atómica», explica Dag Spicer en una publicación de blog fechada el 7 de junio de 2022. Para que conste, en sus inicios (décadas de 1950 y 1960), la informática era un campo ampliamente abierto a la exploración.

En su artículo, Dag Spicer relata que debido a que muchas cosas eran nuevas, los innovadores que construyeron computadoras durante este período de descubrimiento temprano a menudo inventaron cosas de valor permanente y duradero para la informática, ya sea en el hardware o en el software.

Recordó que los comentarios del ingeniero Bob Everett sobre la legendaria computadora Whirlwind del MIT describieron el desarrollo del MIT en 1952 de la memoria de núcleo magnético, resolviendo así el mayor cuello de botella al que se enfrentaron los primeros diseñadores de computadoras.

Antes de la memoria de núcleo magnético, no había una memoria electrónica, digital, confiable y de acceso aleatorio con la que construir computadoras, lo que retrasó el progreso hasta que se resolvió.

Bob Everett (26 de junio de 1921 – 15 de agosto de 2018) fue un informático estadounidense. Fue miembro honorario de la junta directiva de la Corporación MITRE. En 2009, fue nombrado miembro del Museo de Historia de la Computación por su trabajo en los sistemas informáticos Whirlwind y SAGE del MIT y por su liderazgo de por vida en proyectos de investigación y desarrollo avanzados.

Spicer recuerda además que en ese momento, el título de «programador», «analista de sistemas» u otros títulos profesionales formales y ahora familiares no existían: estas máquinas fueron construidas por ingenieros, técnicos, mecánicos y científicos para quienes su naturaleza a menudo exigente podría justificarse por los cálculos avanzados que realizaron.

Continúa diciendo que casi todas estas primeras máquinas eran «procesadores de números», diseñados para calcular y resolver problemas científicos y de ingeniería avanzados.

“Por lo tanto, tener la conferencia en Los Álamos fue apropiado, en cierto modo, dada la gran cantidad de cálculos necesarios para cumplir con la misión de seguridad nacional de los laboratorios en tiempos de guerra y más adelante. Hoy, algunas de las supercomputadoras más poderosas del mundo están en laboratorios”, dijo. Uno de los videos que se han restaurado es de la charla de John Mauchly, co-inventor de ENIAC, la primera computadora electrónica a gran escala de Estados Unidos. Mauchly explicó que la ENIAC tenía que permanecer encendida las 24 horas del día para mantener en buen estado sus 18.000 tubos de vacío.

Encenderlos y apagarlos, como una bombilla, acortaba drásticamente su vida útil. Otro pasaje importante que se ha restaurado es el del informático e historiador informático Brian Randell. Su conferencia fue sobre los motores informáticos británicos Colossus de la Segunda Guerra Mundial.

Eran computadoras de propósito especial utilizadas para descifrar mensajes del alto mando alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Con base en el sur de Inglaterra, en Bletchley Park, estas gigantescas máquinas de descifrado proporcionaban regularmente inteligencia vital a los aliados.

Su existencia fue un secreto muy bien guardado durante la guerra y décadas después. Según los historiadores, la conferencia de Randell tuvo el efecto de una bomba y provocó una reevaluación inmediata de toda la historia de la informática. Según el asistente a la conferencia (e inventor de ASCII) Bob Bemer, el profesor Randell subió al escenario y preguntó si alguien se había preguntado alguna vez qué hizo Alan Turing en la Segunda Guerra Mundial. Luego contó la historia de Colossus: ese día en Los Álamos fue casi la primera vez que la Ley de Secretos Oficiales del Reino Unido permitió alguna divulgación.

Finalmente si estás interesado en poder conocer más al respecto, puedes consultar los detalles en el siguiente enlace.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   ArtEze dijo

    Es muy interesante, actualmente todo es tan fácil de usar que se perdió el sentido de lo fundamental… El software actual está inflado y con poca utilidad en comparación con lo de antes… Ellos eran verdaderos científicos genios, hoy en día nadie piensa en descifrar códigos.