En 2035 se dejaran de sincronizar los relojes atómicos

reloj-atomico

A partir de 2035, no se agregarán segundos adicionales para sincronizar los relojes con el tiempo astronómico

En la Conferencia General de Pesos y Medidas, se decidió, a partir de al menos 2035, suspender la sincronización periódica de los relojes atómicos de referencia mundial con la hora astronómica de la Tierra.

Esto es debido a la falta de homogeneidad de la rotación de la Tierra, los relojes astronómicos están ligeramente atrasados ​​con respecto a los de referencia, y para sincronizar la hora exacta, a partir de 1972, los relojes atómicos se suspendieron por un segundo cada pocos años, tan pronto como la diferencia entre la referencia y el reloj astronómico.el tiempo alcanzó los 0,9 segundos (la última corrección de este tipo fue hace 8 años).

Ahora, a partir de 2035 cesará la sincronización y se acumulará la diferencia entre la hora universal coordinada (UTC) y la hora astronómica (UT1, hora solar media).

El tema de detener la adición de un segundo adicional se ha discutido en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas desde 2005, pero la decisión se ha pospuesto constantemente. A largo plazo, el movimiento de rotación de la Tierra se ralentiza gradualmente debido a la influencia de la gravedad de la Luna, y los intervalos entre sincronizaciones disminuyen con el tiempo, por ejemplo, si la dinámica se mantuviera después de 2000 años, habría que esperar un nuevo segundo para agregarse cada mes.

Las desviaciones en los parámetros de rotación de la Tierra son de naturaleza aleatoria y su cambio, observado en los últimos años, puede llevar a la necesidad no de sumar, sino de restar un segundo extra.

Como alternativa a la sincronización segundo a segundo, se contempla la posibilidad de sincronización con acumulación de cambios por 1 minuto o 1 hora, lo que requerirá corrección horaria cada varios siglos. Está previsto que la decisión final sobre el método de sincronización adicional se tome antes de 2026.

La decisión de suspender la sincronización por segundo se debió a numerosas fallas en los sistemas de software relacionadas con el hecho de que durante la sincronización aparecían 61 segundos en uno de los minutos. En 2012, dicha sincronización provocó fallas masivas en los sistemas de servidores que estaban configurados para sincronizar la hora exacta mediante el protocolo NTP.

Debido a la falta de voluntad para manejar la aparición de un segundo adicional, algunos sistemas se atascaron en un bucle y comenzaron a consumir recursos de CPU innecesarios. En la siguiente sincronización, que ocurrió en 2015, parecía que se tuvo en cuenta la triste experiencia pasada, pero en el kernel de Linux, durante las pruebas preliminares, se encontró un error (arreglado antes de la sincronización), que provocó el funcionamiento de algunos temporizadores un segundo antes de lo previsto.

Aunque a largo plazo la rotación de la Tierra se está desacelerando como resultado de la atracción de la Luna, una aceleración desde 2020 también ha hecho que el problema sea más apremiante porque, por primera vez, es posible que sea necesario eliminar un segundo intercalar, en lugar de que agregado. UTC solo ha tenido que reducir la velocidad un segundo para esperar a la Tierra, no saltarse para alcanzarla. “Se describe como un problema Y2K, porque es algo con lo que nunca hemos tenido que lidiar”, dice Donley, haciendo referencia a los errores informáticos que se esperaba que ocurrieran a principios del año 2000.

Dado que la mayoría de los servidores NTP públicos continúan dando un segundo extra tal cual, sin desdibujarlo en una serie de intervalos, cada sincronización del reloj de referencia se percibe como una emergencia impredecible (en el tiempo transcurrido desde la última sincronización, logran olvidarse de el problema e implementar código que no tenga en cuenta la característica en cuestión).

También surgen problemas en los sistemas financieros e industriales, que requieren un seguimiento preciso del tiempo de los procesos de trabajo. Es de destacar que los errores asociados con un segundo adicional aparecen no solo en el momento de la sincronización, sino también en otros momentos, por ejemplo, un error en el código para corregir la aparición de un segundo adicional en GPSD provocó un cambio de tiempo de 1024 semanas en octubre de 2021. Es difícil imaginar a qué anomalías no sumar, pero restar un segundo pueden conducir.

Curiosamente, la terminación de la sincronización tiene un inconveniente, que puede afectar el funcionamiento de los sistemas diseñados para las mismas horas UTC y UT1.  Pueden surgir problemas en sistemas astronómicos (por ejemplo, al ajustar telescopios) y de satélite.

Fuente: https://www.nature.com/


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.