GNU/Linux ¿cual es el camino de la libertad?

“Toda convicción es una cárcel” : Friedrich Nietzsche

Hace poco menos de un mes, nuestro compañero Nano escribió un artículo editorial en el cual vertía su opinión sobre el caso muy específico de un usuario, conocido como The Archer,  que abandonaba el uso del software libre y, por consecuencia, su “libertad”. La razón que el usuario esgrime, y que es el fondo de su punto, es que dentro del mundo GNU/Linux la libertad ha sido más un estorbo que una herramienta bien usada para lograr avances significativos. El hecho que tras su defección decida usar MacOSX o Windows es irrelevante, el punto es ¿Por qué un entusiasta usuario de Linux termina fastidiado al grado de abandonar su uso y, además, un blog dedicado a a temáticas GNU/Linux, entre otras cosas?

No es mi intención crucificar a The Archer por su decisión, creo que Nano ya lo ha hecho de una manera bastante efectiva, pero sí trataré de ser reflexiva al respecto. Muchas veces he comentado que me cuesta trabajo entender de que tipo de libertad se habla dentro del mundo GNU/Linux, y no se trata que me expliquen sobre la libertad de usar, modificar y distribuir el software libre porque esa la comprendo bien.

Yo comparto con The Archer el concepto que una libertad mal encausada no conduce a ningún lado, aun cuando esa libertad sea con el más noble de los propósitos, porque el principal dilema, para empezar, es ¿Cómo, dentro de ese marco de libertad, vamos a respetar nuestras diferencias?; más aun ¿Cómo vamos a conciliarlas para que, a pesar de esas diferencias, podamos establecer una ruta común?

Lo primero que me parece que hay que entender es que los que usamos Linux lo hacemos por diferentes razones: hay quienes lo usan por filosofía; otros por su gratuidad y algunos simplemente porque nos gusta. Y cada uno de nosotros, como usuario, tiene una expectativa muy diferente de lo que esperamos de Linux como herramienta ya sea de trabajo o de diversión y lo adaptamos según nuestros gustos y a las posibilidades de nuestras aptitudes técnicas.

Libertad… ¿sinónimo de mayor desarrollo?

En teoría un ambiente de libertad debería ser una catapulta para la creatividad, y en muchos casos efectivamente lo es, sin embargo la sola libertad no suficiente para que todos esos desarrollos tengan un buen fin… para eso se requieren recursos humanos y económicos.

Yo sólo conozco tres maneras de obtener dinero para financiar un proyecto: el invertir el capital propio; mediante el financiamiento de alguna institución y con las aportaciones de los usuarios. Las dos primeras son complicadas, porque quién invierte un capital lo hace con la intención de, al menos, recuperar el capital invertido, ya no hablemos de una ganancia. La tercera opción depende la buena voluntad de los usuarios, pero ¿Qué tan dispuestos están los usuarios de Linux a pagar por un buen software libre si se vieran obligados a hacerlo?

Bueno, para obtener una respuesta aproximada sería bueno ver el ejercicio realizado en el blog compañero Muy Linux: Encuesta: ¿Pagarías por usar GNU/Linux? cuya conclusión es ¿Pagar por usar GNU/Linux? Va a ser que no...

En ella podemos leer toda una gama de razones por las cuales dichos usuarios no estarían dispuestos a pagar por usar software libre, la mayoría de ellas basada en una libertad mal entendida. Aquí es donde la libertad termina por impedir el desarrollo de software libre competitivo porque ante la libertad de tener como opción pagar o no pagar… una gran mayoría elige no pagar.

Libertad… ¿sinónimo de mayor entendimiento?

Esto tampoco ha funcionado desde que esta libertad no esta al servicio para distinguir las coincidencias de quienes piensan distinto, sino para darnos a la terca tarea de señalar nuestras diferencias y abundar en los agravios. No une, separa. Incluso sirve para descalificar buenas propuestas sólo por origen de su autoría.

Hoy por la mañana Elav y yo comentábamos una frase de Steve Wozniak que, en términos generales, expresa que lo peor que puede existir para la creatividad es un comité. Curiosamente es muy parecida a la postura de Mark Shuttleworth y su “Esto no es una democracia”. Quien haya intentado desarrollar una idea y/o un proyecto cuando cien personas diferentes opinan sobre ello sabrá de de que hablo: todos creen tener la razón y cada quien quiere imponer si idea sea esta práctica o no… mientras tanto el desarrollo de software que podría ser un detonante, como Gimp o Inkscape, siguen detenidos porque nadie desea conceder o, al menos, entender que es lo que realmente necesitan los diseñadores gráficos.

En lo personal, yo no puedo aplaudir y mucho menos decir que es buena una libertad en la que se  coarta la principal libertad: la de ser. Ningún principio de libertad nos da el derecho a criticar a quien usa y deja de usar Linux. Cada cual es libre de tomar la decisión que más le acomode. Pero lo peor de todo es que aun los mismos usuarios de Linux tienen diferencias entre ellos: los de contra los de … y al revés;  los de contra los de … y al revés; los de Banshee contra los de Clementine… y al revés.

Y te doy la razón Archer; termina por cansar.


Categorías

GNU/Linux, Otras

Más que polémica, polemista; beatlemaniaca de hueso duro; poeta cuando la musa le golpea la cabeza; diseñadora gráfica de profesión al 5% y esposa y madre al 94%... el 1% restante de mi tiempo lo uso para mimarme.

38 comentarios

  1.   pandev92 dijo

    No existe la libertad, sino la búsqueda de la libertad, y esa búsqueda es la que nos hace libres.

    Carlos fuentes

    1.    Raxije dijo

      Pero la búsqueda nos ata a las cadenas de la inconformidad

  2.   Wolf dijo

    Yo pienso que GNU/Linux viene a ser una metáfora de la entropía cósmica o de la evolución de los organismos vivos. Bajo este estandarte, se agrupan usuarios de muy diversa índole, cada uno con su propio camino, con sus propios intereses… Y creo que eso es precisamente lo bueno de este mundillo. Linux no persigue dominar el mercado o suplantar a Windows; consiste en ser Linux, a su manera, con sus virtudes y defectos. Cierto que Gimp, por ejemplo, quizá no pueda compararse con Photoshop y por eso muchos diseñadores no lo tomen en serio, pero sigue siendo un gran programa que satisfará las necesidades de muchos; con eso es más que suficiente.

    No creo que exista una necesidad real de que todos los usuarios Linux estén de acuerdo y caminen en una misma dirección; eso sería muy aburrido y contravendría la naturaleza de la humanidad. En cuanto al asunto de los trolls, personalmente no les hago ni pizca de caso. Es muy triste que existan usuarios que se dedican a criticar a otras personas por tener preferencias distintas, y paso conscientemente de largo en cuanto veo noticias sensacionalistas que favorecen ese tipo de discusiones (en MuyLinux es el pan de cada día, por así decir). Si otra persona prefiere Gnome, KDE o poner el logo de Windows de fondo… perfecto por ella, y lo mismo con cualquier otro tipo de elección. Está en su derecho de defender incluso lo indefendible, y evangelizar nunca ha sido una práctica loable.

    Pero a pesar de los problemas que nombras en el artículo, dudo que Linux llegue a cansarme algún día. Le he cogido demasiado cariño, con Arch me he creado un sistema a mi imagen y semejanza, en base a mis necesidades… No obstante, al final podríamos decir, en un sentido filosófico, que el origen de los problemas de GNU/Linux no es, en esencia, GNU/Linux, sino el ser humano y su completa incapacidad para comportarse de una manera mínimamente racional. Nuestra mentalidad gregaria tiende a hacernos creer que el grupo es mejor, que la unidad es preferible… pero la unidad y la cohesión, en ocasiones, exigen el sacrificio de la individualidad, cuestión que para mí está en primer lugar.

  3.   Louzán dijo

    Bravo por ti, este articulo es el mejor que lei en meses.

    Estoy de acuerdo contigo, mira yo uso LinuxMint por que me gusta, tanto la distro, como la paqueteria, como el artwork, hasta las ideas de Clem me gustan y todas sus iniciativas. Y uso Gnome por tres cuartos de lo mismo.

    Pero por otra parte uso Opera del mismo modo que otro usa Mac, es decir, no puedo criticar por usar un sistema privativo cuando yo uso software privativo. Y también me da igual, yo uso el software que mas cumple mis exigencias. también soy usuario de Windows (solo para juegos pero lo soy) y juego al Battlefield 3 original y no me preocupo de la moralidad al usar soft privativo.

    Y nunca critico a KDE, ni a Ubuntu ni a nada, todo me parece bien, si hay opciones es para que se usen, además el desarrollo de LM depende del Ubuntu, asique soy consecuente y cuantos mas usuarios tenga Ubuntu mejor para mi. Realmente uso Linux por que para mi es lo mas funcional, y ademas estoy enamorado de la consola (jeje), la mas poderosa herramienta de mi SO.

    Totalmente deacuerdo contigo.

  4.   mauricio dijo

    Sin entrar en planteamientos filosóficos, que no vienen al caso, acerca de lo que es la libertad (o mejor dicho, para usar un termino de Schopennhaüer, “la sensación de libertad”), basta decir que, como dice Pandev92, parafraseando muy bien a Carlos Fuentes, la libertad en sí no existe. El ser humano la pierde desde que nace, pues, como ente social, debe entregar, o delegar, parte de su libertad a la sociedad, para que esta le imponga reglas que le permitan vivir en comunidad. Entonces, nadie es libre de hacer lo que se le dé la gana, ergo, la libertad no existe más que como una fantasía, como una búsqueda que, tenemos la libertad, de emprender o no.

    En Linux esta libertad, en cuanto concepto y a mí modo de ver, se relaciona, más allá que con el elegir herramientas o escritorios o distribuciones, con el control (en mayor o menor medida) que se adquiere sobre una herramienta (el PC) que, hoy por hoy, es escencial y básica para muchos de nosotros (es herramienta de trabajo, centro de ocio, lugar de creación e inspiración, medio de comunicación, ventana al mundo, etc.) Por lo cual su uso es una parte importante de nuestras vidas. Yo uso Linux porque quiero tener un control (y dicho control es mi sensación de libertad) lo más completo posible sobre los aspectos de mi vida en los cuales sí puedo elegir, que lo que no esté en las puras manos del destino, esté en las mías.

  5.   nano dijo

    Y eso que lo he explicado en los comentarios de aquel artículo… Que ya dije no soy quien para crucificar a nadie por dejar GNU/Linux, que mi gran incomodidad y completo desacuerdo es en tildar a cada sistema como “funcional solo para algo” diciendo que Linux es solo para aprender, que Windows para jugar y Mac para diseñar y lo demás…

    Como alguien que apoya la libertad no me molesta que cada ser utilice cualquier cosa siempre y cuando le guste, pero generalizar diciendo que la gente que usa Mac o Windows renunciando “conscientemente” a su libertad, vamos, que pocos saben siquiera que pueden tenerla o al menos tener algo parecido y que usan aquellos sistemas no porque quieran sino porque es lo que conocen.

    Repito, cada quien es, en efecto, dueño de si mismo y sabe que hacer, Archer puede usar y desusar ¿Por qué no? Pero no puedo dar mi apoyo a lo antes mencionado, lo lamento… Pero a mi tampoco me tilden de verdugo ni de inquisidor, por favor.

  6.   Windóusico dijo

    El software libre nos da libertad (esa que todos sabemos) pero algunos aprovechan lo de libre para hacer lo que les apetezca sin tener en cuenta a los demás. Entonces aparece el software libertino, un producto que paraliza los proyectos y luego los destruye. A veces es tan nefasto su efecto que daña a proyectos de terceros.
    Pero existen proyectos muy aseados y eficientes abanderando el código abierto. En mi opinión esos proyectos tienen uno o varios líderes que encauzan el trabajo comunitario. Un proyecto sin líderes es un pollo sin cabeza (y todos sabemos que ocurre con esos pollos).

    1.    nano dijo

      +1 por eso Mint va tan bien, porque Clem sabe materializar sus ideas, dirigir y a la vez escuchar.

  7.   Mariano dijo

    Muy interesante el planteo del autor. Podría decir que ha puesto por escrito de manera casi ideal la problemática a la que se enfrenta el software libre.

    La fragmentación, que muchos usuarios ven como algo bueno, es un problema. Muchos proyectos excelentes ven la luz del día y muy pronto mueren de inanición. La explicación que se da de esto es que, si no despertó interés de la comunidad, el proyecto no sirve. Creo que es una pobre respuesta.

    Muchos excelentes proyectos están parados, o avanzan muy lastimosamente debido a la falta de apoyo y al incorrecto cauce que se da a los esfuerzos comunitarios.

    La solución no es sencilla, pero en la respuesta que se de a esta problemática está el que el software libre finalmente triunfe o perezca valorado como una utopía.

  8.   jose dijo

    Linux es libertad por naturaleza. Te da las herramientas y te facilita el camino para caminar por donde y hacia donde quieras. Pero otra cosa son los proyectos concretos, donde hay que focalizar la atención en base a los objetivos fijados. Aquí sólo se llega a buen puerto cuando cada participante tiene claro sus atribuciones (y las de los demás) dentro del proyecto, siendo necesario minimizar las interferencias externas sin que eso signifique coartar la libertad de nadie.

  9.   jose dijo

    En Linux vas como un perro sin cadena. Con Microsoft y Apple, el perro puede estar igual de bien cuidado, pero siempre lleva cadena.

    Yo me inicié en Linux gracias a Ubuntu, es decir, en el momento en que Linux dejó de ser para mi algo indesciifrable y complicado. Hoy no tengo los grandiosos conocimientos que dicen debe tener un usuario de Linux. Simplemente me he adaptado a usar Linux y a solventar los inconvenientes que me hayan podido surgir. Ni más ni menos que en Windows, sólo que entonces… o me los solucionaban o me jodía.

  10.   Chango dijo

    Revisando el artículo de Tina, y revisándome a mí, yo uso gnu/linux porque aprendo mejor como funcionan las cosas que uso en un sistema operativo, porque me gusta (a pesar de que te pueden salir canas verdes cuando las cosas no salen), pero sobre todo porque me gusta el sentimiento de comunidad: de que si buscás tendrás una respuesta, y más si hay un ida y vuelta con otra persona para resolver algo, o para pensar un proyecto. Fomenta la solidaridad, la hermandad (a veces la competencia, sólo si te guías por esa estupidez de la meritocracia y el elitismo que hay en algunas comunidades), y si… para mi es importante que las herramientas sean gratuitas, y por lo único que pagaría sería por el soporte que contenga ese soft, o si el desarrollador pide donaciones a voluntad para seguir, o si comercia su trabajo a bajos costos con fines sociales, NO comerciales. Si bien las 4 libertades alojan la idea de comercio y esquemas de negocios (Stallman no es un gurú zen, le gusta la plata, el lo único que critica es si algo es libre o no, lo cual a veces resulta pesado), yo no lo veo así, para gnu/linux es del pueblo trabajador, no de las empresas, y por eso muchas ideas empresariales se van al diablo, porque hay una inmensa mayoría de usuarios (que sin saberlo muchos) no se mueven con esa lógica consumista. Estoy de acuerdo que salgan cada vez más fundaciones, cooperativas de trabajo y de economía social en torno al software libre, que el monopolio de algunos. GNU/linux es como fue internet en algún tiempo: un paraíso de la libertad, o como dijeron algunos, en busca de ella. La filosofía del software libre no ataca la propiedad privada, y yo pienso que sí debe hacerlo. Pero bueno, eso es mi óptica sobre el tema, y respeto otras opiniones por supuesto.

  11.   proper dijo

    ¡Amén!

  12.   KZKG^Gaara dijo

    Aún cuando no me gusta la palabra que diré ahora, sin dudas es la verdad … “esto que has escrito, me ha hecho reflexionar sobre varias cosas”

    Edité el post y lo puse en la categoría de “Recomendados”, es lo menos que merece 🙂

    Se extrañaba leerte, tus posts son de los mejores que tenemos 😀

    Sobre el post, comparto varios puntos tuyos. Por ejemplo… si considero que X software es bueno, brillante, si cuesta 15$ y considero que los vale, sin lugar a dudas los pago para poder usar este software. Ahora, que económicamente no pueda (aunque no lo creas…) es otra cosa, o sea, de poderlo pagar lo haría. No hay que llegar a los extremos de pensar: “pero a este loco cómo se le ocurre por cobrar por ese soft… si es un soft para linux, está loco gggrr” o algo así.

    Sobre lo de constantemente estar en peleas de Gnome VS KDE y cosas así, el motivo de que muchas veces yo participe (o las cree) en estas es simple. Si leo la opinión de X usuario y veo que no es objetiva, algo como: “archlinux es una basura, no lo he usado pero es una basura, ubuntu es la mejor” ó “debian tampoco es la mejor, el mejor es ubuntu porque es el que mas usuarios tiene” o algo así … créeme, puedo intentarlo pero no puedo quedarme sin comentar. Mi problema no está con la distro (en el 99% de los casos), sino con el usuario. Te pongo un ejemplo, elav y yo conocemos personalmente a un desarrollador oficial de Debian y oficial de Ubuntu también, este chico usa Ubuntu … ¿crees que elav o yo le critiquemos que use Ubuntu?, vamos, ni de broma. ¿por qué no? Bueno, porque él es alguien sumamente inteligente, MUY inteligente, sabe ser objetivo y su decisión estará tomada con conocimiento de otras muchas distros, lo que intento decir es que usa Ubuntu porque quiere, no por desconocimiento de otras distros.

    En resumen …
    Critico a los usuarios que dicen que X producto (sea distro, entorno, etc) es mejor que otro o que el resto, cuando ni siquiera conocen a fondo ese otro o ese resto.

    Saludos y de veras, EXCELENTE post 😀

    PD: ¿ya leíste este otro? http://blog.desdelinux.net/todo-en-gnulinux-tiene-que-ser-gratis/

  13.   Diazepan dijo

    Lo que sería interesante es hablar de GNU/Linux, pero no en términos de libertad, sino de lo contrario (no quiero decir esclavitud, pero algo así)

    1.    Diazepan dijo

      Ya sé la palabra: dependencia

  14.   auroszx dijo

    Excelente artículo, como el resto que has hecho 🙂 Según lo que veo, soy de los que no siguen estrictamente el software libre, siempre tengo uno que otro propietario, ya que la verdad solo uso GNU/Linux porque me resulta interesante, diferente, más que una afición se ha vuelto mi estilo de vida. Cada tanto que vuelvo a Windows, extraño Linux, porque simplemente Windows (no me gusta usar la $ al final), no se siente igual. No me gusta estar criticando los SO, pues sé que cada quién tiene derecho a usar lo que se le venga en gana.

    Yo simplemente necesito que funcione, no busco que solo tenga paquetes libres, quiero que sea rápido, pero aún así bonito. Eso solo lo he encontrado aquí, puedo tener uno tan rápido o bonito como quiera.

    Por esto mismo, cada quién que use los programas/entornos que necesite, pues para eso están las alternativas. Si todos fueramos iguales el mundo sería muy aburrido.

    No culpo a “The Archer” por querer volver a Windows, no voy a criticarlo, si simplemente no se sintió a gusto, por más que haya tratado, no hay de otra.

    Saludos, y repito, tremendo artículo Tina! Pareces poeta (? xD

  15.   ubuntero dijo

    voy a escribir este comentario tratando de parecer loco 😛

    hace tiempo leía que el atractivo de Linux, es el reto intelectual que aporta el hecho cotidiano de hacer “x” función en Linux (como hacer jalar/funcionar el puerto HDMI), el rendimiento y ciertas funcionalidades que aventajamos a otros SO’s son solo el plus.

    Los seres humanos (y esta es la parte que suena medio rara) tendemos a interactuar en sociedad mas que por una naturaleza por una necesidad de no sentirnos solos (es la verdad, nadie quiere estar solo, nadie….), el hecho de batallar con otras personas y querer imponer nuestra persecución nos envuelve en un ejercicio el cual nos hace sentir “parte de un mecanismo”, eleva nuestro ego y nos da comfort.

    Siempre he admirado como las comunidades libres, generan fork de “x” aplicación cuyo destino es morir, nada los obliga, lo hacen naturalmente y también he visto como no se ponen de acuerdo por un “x” detalle insignificante, al cabo de llegar a detener el desarrollo de un proyecto.

    Pero al final las personas que vencen estos obstáculos, no solo crecen como informáticos (o el titulo que le quieran poner) si no también crecen en su situación como un humano parte de una comunidad.

    En estos momentos es un problema, recuerdo que Linus torvald decía que el solo trabajaba vía correo, nada persona a persona, por que de lo contrario no se trabajaba bien. 😉 tal vez debamos volver a eso! jejeje saludos!

    1.    Courage dijo

      Los seres humanos (y esta es la parte que suena medio rara) tendemos a interactuar en sociedad mas que por una naturaleza por una necesidad de no sentirnos solos (es la verdad, nadie quiere estar solo, nadie….)

      Error, yo sí

  16.   Raxije dijo

    Para mi el problema del software libre empezó cuando aparecieron las etiquetas. En vez de haber un único sistema operativo llamado Linux, hay muchos que hacen prácticamente lo mismo. En vez de haber una aplicación llamado “único software para escuchar musica” esta Clementine, Banshee, Rithmbox, etc. Lo mismo con todos los programas, entornos y distros. Un caso ilustrativo es el de Mint. En vez de crearse una aplicación o tema en la que se cambie la apariencia de Ubuntu, se decidió crear una distro 99% igual a ella con otro entorno de escritorio y otros colores en la apariencia.
    Linux tiene dos caminos: o se sigue fragmentando o se unifica. La fragmentación va a significar mas discusiones, menos desarrollo en aplicaciones (por que habrá grupos de desarrolladores creando aplicaciones parecidas) y menos usuarios nuevos de Linux, que se verán espantados ante tanto desorden. Al final del día, sera perjudicial para Linux.
    Por otro lado, estoy en contra de los que piensan que por usar Windows o Mac OS las personas pierden su libertad y se convierten en clones sin independencia. Ellos también hacen su elección. Dentro de esos mundillos también hay gente que no tienen los mismos gustos entre si, y pueden materializar sus diferencias sin tener que recurrir a otro sistema operativo. Eso es algo que tenemos que tener en cuenta.

  17.   JOEL ESPINOSA dijo

    Pues Buueeee….!!! Nuevo en esto de Linux, me ha parecido una buena forma de aprender de algo que no conocia, ver que las personas detras de lo que veo en mi laptop soy mucho mas inteligentes que yo, pero sigo sin comprender como pueden estar tan ocupados buscando las imperfecciones de las otras distribuciones, (si intentar ayudar a mejorarlas), en cambio recordar y reencausarse en la filosofia real de esto…! hacerlo diferente…LIBRE no necesariamente GRATIS, la LIBERTAD TIENE UN PRECIO….pero no puede ser tan alto como lo piensa BILL y sus Compañeros…estoy de acuerdo con paquetes basicos, pero tambien en que las prestaciones especiales deben tener sus esfuerzos economicos…ES DECIR ERES LIBRE DE IR DONDE TE DE LA QUIERA, pero tambien Eres Libre de Subirte en el Trasportes que te de la quiera o Ir a Pie…. de pago (libre) o Gratis (libre) …..Que Queres Vos?

  18.   Carlos dijo

    Pues lo que yo veo en la postura de The Archer es alguien a quien le ha superado la libertad. Que conste que esto lo digo desde el respeto y sin ánimo de ofender.

    Quien más o quien menos, todos hemos sentido esa especie de frustración tomando decisiones entre tanta variedad en el mundo Linux. Muchas veces puede ocurrir que alguien se sienta perdido, abrumado por la total libertad de elección.

    Imaginemos un niño en la tienda de gominolas más grande y variada del mundo. ¿Qué pasaría si le dijéramos “Escoge sólo una gominola, la que quieras, y sera tuya”?. Probablemente tardaría más tiempo en elegirla que luego en comérsela. Esto es lo que nos pasa a los distrohoppers (todos hemos saltado de una distro a otra, al menos algún tiempo), buscamos la distro perfecta y nos cansamos en la búsqueda. Buscamos y buscamos, pero al final nos quedamos con la nuestra. Y siempre nos quedará la mosca detrás de la oreja: ¿habrá una distro que me sirva mejor que la que uso acualmente?.

    Esto mismo se puede aplicar a los entornos de escritorio.

    Hay que diferenciar si uno se ha cansado de Linux, o si simplemente se ha cansado de tomar decisiones, de elegir, de investigar, de probar. Si resulta que Linux no es el problema, la solución es fácil: Quédate con lo que tienes. No investigues por un tiempo. Confórmate hasta que recuperes fuerzas o ganas de seguir probando.

    Yo mismo llevo tiempo con Xubuntu 11.04 y he de decir que está bien, pero todos sabemos que no es la mejor. Tengo unas ganas horribles de probar nuevas distros, dedicar tiempo, aprender Arch desde la base, y muchas más cosas… Pero como estoy de exámenes continuamente y no puedo dedicar mucho tiempo al ocio pues me conformo. Me funciona y me vale. Podría ser mejor, podría optimizar rendimiento. Pero me hace el servicio que necesito, y con eso me vale.

    Antes de pasarme a Mac o a Windows, prefiero elegir una distro mayoritaria (por eso de la ayuda en foros) y no cuestionar mi elección, sino tratar de adaptar todo a mis necesidades. A fin de cuentas eso es lo que hacen los que de verdad no tienen elección: adaptar su Mac o su Windows (en lo posible) a sus necesidades.

    No sé si la gente estará de acuerdo con esto.

    Un saludo.

  19.   Maxwell dijo

    Después de leer la entrada original de Archer, y ahora el texto de Tina me limito a decir que la fragmentación seguirá ahí queramos o no. Como bien mencionan las personas todas tienen su propia forma de hacer las cosas, de ahí la proliferación de tanto software en los repositorios, cada uno distinto. Este sistema da para mucho, no creo que la creatividad ni la libertad se vean coartadas al haber distintas opciones para una misma cosa; me parece más bien una mejor forma de retroalimentarse y mejorar día a día, en un ritmo vertiginoso a un paso siempre adelante. Quizá sea eso a lo que llaman selección.

    Las “guerras santas” siempre van a estar ahí también, sólo hace que veamos los clásicos de Gnome vs KDE, Ubuntu vs Debian, Vim vs Emacs. Lean los comentarios de hace años atrás y lean algunos recientes, van a encontrar casi lo mismo. Mejor pasar de ellas.

    En cuanto a los usuarios y el pago por las distribuciones, pues de entrada nadie puede obligarles a pagar algo que no deseen pagar; aunque de verdad se ve su falta de apoyo en varios proyectos estancados ,y por otra parte sólo buscan exigir y reclamar funcionalidades. Una verdadera lástima que software tan funcional y longevo sea condenado al olvido por falta de apoyo de su comunidad.

    Yo pienso que lo mejor es no “apasionarse” tanto con esos temas, total, al final todos seguirán usando y haciendo lo que les plazca. Y están en su derecho, así de simple.

    Saludos.

  20.   Alba dijo

    Yo inicié usando Linux en abril del 2008, cuando Ubuntu saco Hardy Heron apenitas apenitas, todo porque Vista simplemente se amañó en no trabajar y trollearme con la pantalla azul de la muerte. Era de “o aprendes a usar esta cosa, o aprendes” y fue volver a aprender cosas que solía usar en windows, pero con sus afines libres. Desde entonces no he dejado Linux, pues otro motivo son los costos de las licencias, mi papá solo me miró feo el día que supuestamente ibamos a comprar el disco original de un antivirus y me amenazó con no darme un centavo más para programas LOL…Otra buena razón para estar en Linux. Y un día ni sé como, pero en el 2009 conocí Linux Mint, con las promesas de venir mejor configurado que Ubuntu, cosa que me cumplió en su momento, pero antes pasé probando más y más distros, hasta decidir que los productos de Mint satisfacen mis necesidades.

    ¿A que viene mi historia? Miro que, si bien la libertad es un término tan ambiguo como el bien y el mal, es algo necesario. Quizá The Archer por esa decisión pierda la oportunidad no de un buen sistema, pero de conocer grandes personas, ha sacrificado su esfuerzo en fomentar el soft libre para quizá pagar por licencias o crackear lo que use… Quién sabe, esa fue su decisión y era libre de hacer lo que se le viniera en gana. Estoy de acuerdo que si bien los usuarios nos dividimos entre más distros salen, tenemos necesidades distintas y los usos de cada equipo son únicos, y es ahí donde el verdadero significado de la libertad entra, de usar aquello que se ajuste a lo nuestro.

    Si bien, lo ideal es que Linux se unifique… ¿No se estaría cayendo en el error de sus competencias privadas? ¿No estaríamos matando muchas buenas propuestas, que aunque hagan lo mismo en x, y o z distro no todos estarían contentos? Eso pasa con las cosas privadas… Te ponen algo y uno busca otro programa que hace lo mismo, pero que te gusta y ya…

    Para mi es difícil escoger un lado, si me sirve, no me obligan a pagar costos altos y es fácil relativamente, es bienvenido.

  21.   Carlos-Xfce dijo

    Felicidades, Tina. ¡Qué bueno volver a leerte! Se te extrañaba. Ojalá que sigas escribiendo en Desde Linux más seguido. Saludos.

  22.   rafacbf dijo

    Accabo de leer el artículo que indexan desde aquí, yo traté con thearcher, ti¡uvimos una comunidad que no funcionó entre cuatro usuarios de GNU/Linux, por mi trato con el solo puedo hablar bien, es una gran persona que siempre estuvo al pie del cañón ayudando a todos.

    No veo bien extrapolar un artículo suyo, sin observar todo lo que tiene aportado en ese mismo blog, solo por no estar de acuerdo con su opiniónl.

    Seamos civilizados, podemos opinar, pero respetando a los demás y sus ideas. Teatcher dijo muchas cosas, no hay q

    Claro que esta es solo mi opinión, si no te gusta pasa de ella, pero no hace falta que me insultes por opinar diferente, eso es dictatorial.

  23.   rafacbf dijo

    Vaya, envié sin terminar de escribir.

    Bueno, tampoco es importante.

    Saludos.

    PD- El camino es difundir el software libre, no pelearnos entre sus usuarios.

  24.   Courage dijo

    Pero lo peor de todo es que aun los mismos usuarios de Linux tienen diferencias entre ellos

    Error, los usuarios que tienen diferencias son los ubuntosos, ellos son los que van tirando mierda a las otras distros e insultando a sus usuarios.

    Los demás no lo hacen

  25.   tavo dijo

    Entiendo lo que decís,pero me parece que la reflexión podría extenderse al comportamiento humano en general y para hilar mas fino con el avance de la tecnología y las comunicaciones;paradójicamente estamos cada vez mas aislados .
    Probablemente estemos en una etapa de transición y solo se trate de adaptabilidad a un cambio,tengo la esperanza que así sea,pero mi optimismo a veces se desvanece al ver que en las nuevas generaciones el problema se agudiza aún mas , la práctica de la intolerancia y discriminación son una constante en aumento.
    Leí además todos los comentarios ,muchos de ellos muy interesantes,pero en particular me detuve en este párrafo del comentario de @Wolf:

    Discrepo con vos en esta apreciación.Yo creo todo lo contrario , pienso que la individualidad debe sacrificarse en pos de un bien colectivo.

    1.    tavo dijo

      Perdón ,el parrafo al que hago mención es el siguiente:
      pero la unidad y la cohesión, en ocasiones, exigen el sacrificio de la individualidad, cuestión que para mí está en primer lugar.

      1.    Wolf dijo

        Son dos puntos de vista perfectamente válidos. Yo prefiero sociedades poco centralizadas en las que el individuo, pese a regirse por unos códigos generales y respetando a los demás, puede hacer y deshacer a su antojo -dentro de lo posible, claro-. No me gustan los Estados centralistas ni tampoco las sociedades en las que las ideas diferentes son repudiadas sin asomo de duda.

        Nadie niega que se ha de contribuir al bien colectivo, pero ¿dónde está ese bien colectivo? Ojo, la unidad y el bien colectivo son cosas muy distintas. La historia de la humanidad habla más bien de unidad para hacer guerras santas, económicas o atropellos varios, y no de mejorar la situación de los hambrientos, vapuleados por el poder. Incluso existe la unidad en la pasividad, el gran mal de nuestro tiempo.

        Por eso que prefiero el individualismo respetuoso a la unidad para el “mal común”, que es lo que se hace en el presente. En caso contrario, sería el primero en sacrificarme por un bien mayor, pero después de muchos años de observación y reflexión, dudo mucho que la humanidad sea capaz de tal cosa.

        Un saludo :).

  26.   Hugo dijo

    Creo que los conceptos libertad y gratuidad se confunden demasiado frecuentemente, lo cual lamentablemente desinforma a muchos sobre la esencia del software libre.

    Que a nadie le quede duda alguna: la libertad tiene un costo. A algunos desarrolladores se les paga por hacer software libre, otros asumen los costos con sus propios recursos, y otros buscan financiamiento mediante donativos o servicios, pero el costo es real, aunque tan solo sea en términos de tiempo y esfuerzo empleados.

    Muchos usuarios de software comercial (generalmente privativo) comienzan a utilizar el software libre con la ilusión de que encontrarán siempre la respuesta a todas las necesidades que puedan necesitar de manera gratuita, lo cual no es necesariamente cierto. Sin embargo, quienes lleguen al software libre con la actitud de aprender, de experimentar, y de beneficirse del conocimiento acumulado, no quedarán decepcionados.

    Cada día hay más usuarios que utilizan Linux, FreeBSD y otos sistemas operativos libres por la calidad y fiabilidad que están alcanzando, pero pocos reparan en que esta calidad es un subproducto de las libertades que permiten usar y estudiar las aplicaciones desarrolladas por otros y realizar mejoras y obras derivadas. El software libre en mi opinión promueve la competencia sana, porque permite o bien involucrarse y ser parte del mejoramiento de una aplicación, o tomar un código existente, bifurcarlo y realizar una aplicación alternativa que puede ser superior a la original y eventualemnte podría llegar a suplantarla, etc.

    Seguramente algunos pensarán que en el mundo del software privativo la competencia más fuerte aun, y no dejan de tener razón, pero sucede que en este caso los que ganan no siempre lo hacen por proporcionar un producto de mejor calidad, pues hay muchos factores en juego, que no siempre son limpios.

    Por poner solo un ejemplo:

    Algunos recordarán Windows NT 4, el “abuelo” de Windows XP. Microsoft hacía una versión Workstation y otra Server. Algunos servicios sencillamente no podían instalarse en la versión Workstation (una limitación intencional), y la diferencia de precio entre ambas versiones era abismal. Microsoft alegaba que esto era porque la versión Server estaba especialmente optimizada, hasta que un usuario se dedicó a hacer una comparación de ambos sistemas byte por byte y descubrió que la única “optimización” existente era una simple entrada en el registro. Microsoft luchó por desmentir el hecho hasta que un usuario publicó una aplicación que efectivamente permitía convertir una versión Workstation en Server sin costo alguno. Todo el dinero que las corporaciones pagaron por ese sistema supuestamente optimizado no se destinó a producir mejoras tecnológicas, sino fundamentalmente a engrosar el bolsillo de unos pocos. En otras palabras, fueron timados.

    Ahora contrastemos este acercamiento con el de pfSense (una distribución libre y gratuita para emplearse como cortafuegos): pfSense permite que sus usuarios ofrezcan un botín por una funcionalidad que desean, pero que aun no existe. Si otros encuentran dicha funcionalidad interesante, aportan al botín, y así hasta que el botín alcanza cierta suma suficientemente apetitosa. Finalmente uno o más programadores desarrollan la funcionalidad y se llevan el botín, menos un pequeño porcentaje que toma el proyecto para sustentarse. En definitiva, la funcionalidad suele ser integrada en la próxima versión de pfSense para beneficio (gratuito) de los demás. Resultado? Todos ganan, de una manera honrada.

    Trabajar en un centro de investigaciones sociales me ha enseñado a no confiar demasiado en las encuestas, porque los resultados dependen en gran medida de la forma en que se elaboran y sobre todo de la muestra poblacional sobre la cual se realizan.

    Algunos vivimos en países pobres y no disponemos de suficiente dinero como para pagar por software, pero si ganásemos digamos 15 dólares la hora, probablemente muchos estaríamos dispuestos a aportar regularmente algún dinero para patrocinar algún proyecto de software libre que nos interesara. Es así como se mantienen algunos proyectos interesantes y exitosos, como Linux Mint, por ejemplo.

    Para mí la diversidad del software libre es una virtud más que un defecto. A propósito, no se a ustedes, pero a mi no deja de resultarme irónico que algunos usuarios de Windows aleguen que la diversidad de distribuciones es el principal defecto de Linux, y sin embargo no se quejan de la enorme variedad y dispersión (o sea, que no están centralizadas) de aplicaciones existentes para Windows.

    Volviendo al tema: las discusiones entre partidarios de uno u otro proyecto libre realmente pueden cansar si uno las observa sin discernimiento. Yo en cambio, las encuentro sumamente interesantes, porque al calor de una discusión suelen soltarse verdades que en otras circunstancias se reservarían. Si uno es capaz de ignorar el resentimiento y la subjetividad, y tomar solamente los elementos objetivos que se critican y las respuestas objetivas que estas críticas provocan, generalmente puede hacerse una buena idea de las virtudes y deficiencias de los diferentes proyectos.

    Por otra parte, resulta evidente que los creadores de un proyecto son los más influentes a la hora de decidir la dirección que tomará el proyecto, pero si algo bueno tiene el software libre, es que si la dirección no es del agrado de una cantidad suficiente de personas interesadas y laboriosas, pueden bifurcar el código y crear un nuevo proyecto que tome la dirección deseada, como ha sucedido con LibreOffice, por poner un ejemplo relativamente conocido.

    De modo que aunque reconozco que el trabajo en torno al software libre podría organizarse mejor (por ejemplo, creo que debería trabajarse más en la conformación de estándares), no creo que la cosa esté tan mal, y una muestra de ello es que la mayoría de las supercomputadoras más potentes del mundo utilizan sistemas operativos libres (y hay que tener presente que en tales casos el dinero no es un factor determinante, porque estamos hablando de hardware que cuesta muchos millones).

    Disculpen lo extenso del comentario, pero considero que este tema es medular.

    1.    elav <° Linux dijo

      +1000000 … y muchos ceros más..

    2.    4ng3l dijo

      Suscribo todos y cada uno de tus argumentos, Hugo. He leído muchas opiniones a lo largo y ancho de la Red y, créeme, te doy matrícula de honor.

      Un auténtico placer leerte, chico.

  27.   Suso dijo

    Magnifico articulo, me ha gustado mucho.

    El primer post no me lo publuques por favor, con esto del teclado del tlf escribi mal el correo.

    Un saludo.

  28.   Ghermain dijo

    Buen artículo, pero no estoy de acuerdo con lo que realizó el amigo de abandonar la bandera por la que tanto lucho, eso es darle la razón a los otros y decir que fracasó.
    Lo del software libre se entiende, y yo recién estoy en Linux más por no estar a la sombre con cracks, seriales truchos, keygenes y parches para evadir autenticaciones, que de por si considero que esa práctica es fomentar la “delincuencia” ¿Con que valor moral podemos hablar de seguridad o de honestidad si en mi máquina tengo programas “pirateados”? Ahora yo no soy un ingeniero en sistemas, ni siquiera estudié algo relacionado con la informática, mi ramo es la salud, y afortunadamente encontré a Wine para ejecutar aquellos programas hechos para W y por los cuales pague. Me gusta investigar, indagar, probar, y créanme que si tuviera una media idea de como hacer software estaría ayudando a crecer el software libre; pero como no puedo aportar en conocimiento, de mis recursos hago aportes para apoyar a estos dedicados trabajadores desinteresadamente.

  29.   argos dijo

    vive libre, muere bien

  30.   fmonroy dijo

    El software libre y la libertad no cansa cuando sabes usarlos sin ningun fanatismo. En ningun momento dejaria el SL pues es mejor en muchos aspectos. Se cansa de usarlo aquella persona que quiere probar muchos entornos y muchas distros lo cual no es productivo para uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.