Latex, escribiendo con clase (parte 2)

Continuamos con las entregas sobre LaTeX, el mejor sistema de composición de textos. Hoy hablaremos sobre las distribuciones, editores y paquetes qué se necesitan para trabajar con LaTeX.


LaTeX es una maravilla de la informática, tal vez no sea el programa que todos los usuarios de un computador necesiten, pero todo aquel de decida aventurarse en su uso no quedará defraudado. Si usted estimado lector se perdió de la primera parte lo invito a darle una ojeada antes de iniciar con la lectura de éste documento.

Para la ocasión nos conviene ser un poco más técnicos, pero cabe aclarar que todo tratará de manejarse de la manera más cómoda posible. Empecemos pues.

¿Distribuciones? ¿Es lo que estoy pensando?

Si usted es un usuario de GNU/Linux (muy seguramente lo es si lee este Blog) sabe que en nuestro “mundo” tenemos una acepción muy particular para la palabra distribución. Pues bien, la cosa va por el mismo camino.

Recodará que en la entrega pasada dijimos que LaTeX era un conjunto de macros de TeX. Pues bien, LaTeX no es el único; existen otros paquetes de macros como ConTeXt, XeTeX, LuaTeX, AMSTeX, teTeX, etre otras, que nacieron en su momento con un propósito similar a LaTeX sólo que por diferentes organizaciones y personas. En todas el corazón TeX late fuerte y ninguna se disputa el título de “ser mejor que” (tomemos nota usuarios de GNU/Linux). De hecho todas son excelentes e incluso se complementan. Lo que sí no sobra decir, es que de todas, la más usada es LaTeX.

Ahora bien, LaTeX a su vez cuenta con versiones derivadas o distribuciones cuyo propósito inicial era en realidad soportarse en plataformas específicas y ayudar con el asunto de la administración de paquetes: TeX Live para GNU/Linux, MiKTeX para Windows, MacTeX (adivinen para quién), etc. Pero hoy de hecho puede instalarse TeX Live en Windows y MiKTeX en GNU/Linux.

Para propósitos generales instalaremos TeX Live en nuestra distro linux (téngase en cuenta que la descarga puede tardar bastante ya que serán cientos de megas las necesarias).

Instalación en Ubuntu y derivados

sudo apt-get install texlive

(es una versión compacta)

ó

sudo apt-get install texlive-full

(para tenerlo con todos los paquetes soportados por la comunidad TeX Live)

Instalación en Fedora

yum install texlive

Para Arch sugiero consultar la siguiente página:

https://wiki.archlinux.org/index.php/TeX_Live

Para otras distribuciones espero el usuario encuentre información en la Wiki de su respectiva distro. En todo caso, con sólo instalar el editor, automáticamente se descarga e instala el TeX Live.

Los paquetes

LaTeX es un sistema modular, lo cual lo hace muy eficiente (sí, algo similar a lo que ocurre en nuestro GNU/Linux) y no es de extrañarnos ya que TeX y LaTeX nacieron en ambientes Unix. Los paquetes son conjuntos de órdenes preestablecidas para facilitarnos ciertas labores (como por ejemplo realizar gráficas) y darle características especiales al documento (estilos), esto es, darle mayor poder y alcance a LaTeX. Cuando se instala la distribución deseada ya se cuenta con una buena cantidad de paquetes a disposición (prácticamente con éstos ya se puede hacer cualquier tarea de propósito general). No obstante el número de paquetes a los que es posible acceder en la Red es impresionante (miles y miles, todos gratuitos).

Pronto veremos que es el usuario en su trabajo el que decide qué paquetes “invocar” mediante unas simples ordenes, y aunque al comienzo el asunto resulta algo confuso, pronto todo empieza a hacerse más “natural”.

¿Y en qué escribo?

Llega el asunto que para algunos resulta más delicado. El editor LaTeX que se escoja será la navaja suiza del usuario texista, con la que interactuará a la vez que sacará el mayor provecho de todo el potencial de LaTeX.

Hay muchos, y de hecho, editar un archivo de LaTeX es algo que puede hacerse con cualquier editor de texto plano. Pero llamamos editores sólo a aquellos que proporcionan las herramientas apropiadas para hacer todo lo necesario con nuestra distribución LaTeX.

En general las características de los editores son muy similares. Se diferencian básicamente en el grado de ayuda al usuario, esto es, qué tanto ayudan con el código, los símbolos y otros. He aquí algunos:

Texmaker (http://www.xm1math.net/texmaker/)

Es mi favorito. ¿Por qué? Es muy completo, con una interfaz limpia y amigable, posee asistentes y autocompleta los comandos, es fácilmente configurable y personalizable.

Kile (http://kile.sourceforge.net/)

Si tu entorno es KDE tal vez te interese Kile. Sencillo y muy completo. Posee un gran número de usuarios felices.

LaTeXila (http://projects.gnome.org/latexila/)
Un entorno de trabajo LaTeX pero diseñado para integrarse a Gnome. Sencillo y completo.

TeXworks (http://www.tug.org/texworks/)
Muy potente pero poco amigable con el usuario. Es desarrollado por TUG (TeX Users Group, la organización eje del desarrollo de TeX).

Gummi (http://dev.midnightcoding.org/projects/gummi)
Es un editor sencillo que vale la pena considerar. No es muy potente pero tiene una característica interesante: el resultado de lo que se edita se puede observar en tiempo en .pdf en una ventana lateral.

TeXstudio (http://texstudio.sourceforge.net/)
Es un editor basado en TeXmaker y cada día gana más adeptos. Es un TeXmaker con esteroides.

LyX (http://www.lyx.org/WebEs.Home)

Si aún persisten las dudas de probar LaTeX por pánico al código, LyX es la solución. Su filosofía es la de ser un editor WYSIWYM (ojo, no es WYSIWYG) y por tanto es muy amigable a tal punto de encargarse del código liberando al usuario de tal responsabilidad. Gana adeptos con la misma rapidez en que crece su desarrollo. Es muy potente y definitivamente el más fácil de usar.

La mayoría de los editores anteriormente citados están en la base de datos de las distribuciones más populares.
Para los propósitos de esta guía usaremos TeXmaker y LyX.
¿Cómo los instalamos? Pues bien, en el centro de software de la distro del caso, o si no, en la página oficial respectiva se encuentran las instrucciones.

¿Y cómo es un archivo de LaTeX?

Se acerca la hora de iniciar labores, y antes de dar el primer paso deberíamos saber con qué nos vamos a encontrar. Algo ya hemos dicho que es muy importante: nos encontraremos con código (a menos que se decida ir por el lado de LyX).

El poder del código es la esencia de LaTeX (además da gusto trabajar con órdenes) y por tanto nuestra primera observación será lo siguiente: Un documento de LaTeX es un archivo de texto plano (.tex) que se divide en dos partes bien diferenciadas; un preámbulo y un cuerpo del documento. En el preámbulo daremos las indicaciones básicas del documento (tipo, título, autor, paquetes necesarios, etc). El cuerpo contiene el documento en sí y las especificaciones básicas sobre su estructura.

Para mayor claridad (y no extenderme tanto en esta entrega) sugiero darle un vistazo al siguiente documento con información pertinente que a mi parecer permite comprender de qué nos ocuparemos:
http://thales.cica.es/files/glinex/practicas-glinex05/manuales/latex/Cap2.pdf

A futuro aclararemos todas estas cosas.

Mi primer documento, “un pequeño paso para el hombre…”

Pues bien llegó el momento y para generar algo de suspenso, lo dejaremos para la tercera entrega. Es que como cualquier lenguaje LaTeX maneja una simbología propia que no conviene tomar a la ligera. Al finalizar la siguiente entrega prometo que ya tendremos nuestros primeros resultados concretos en LaTeX y, si resulta como espero, todo temor que podría aun persistir quedará atrás, relegado ante un poder y una belleza que de seguro, amigo lector, nunca antes había contemplado.
Hasta la próxima.

< < Ir a la anterior parte  Ir a la siguiente parte >>

¡Gracias Carlos Andrés Pérez Montaña por el aporte!
¿Interesado en realizar un aporte?


11 comentarios

  1.   Matias dijo

    Excelente!, sigan asi!

  2.   Usemos Linux dijo

    Buen dato!
    Gracias! Pablo.

  3.   Jhonatan dijo

    Para Instalar en ArchBang se hace de la siguiente manera

    #pacman -S texlive-most

  4.   marcoshipe dijo

    buenisimo!! un tutorial sobre latex, me diste ganas de aprender.
    por ahora va muy bien, aunque digamos que no empezamos a “codear” 😛
    espero la proxima entrega 😀
    felicitaciones desde ya!!

  5.   Hector Zelaya dijo

    Gracias esperaba mucho esta entrega, y ya queriendo la siguiente.

  6. me encanto, gracias por la info ya estoy trabajando en LyX

  7.   francisco ospina dijo

    Muy buen post, aunque esto es un pequeño abrenbocas, que espero qeu le abra el apetito de Latex a mas de uno.

    Uso Latex hace un par de años y definitivamente es lo mejor. En lo que respecta a lo de los editores pienso que no hay nada mas poderoso y mas versátil que kile; lo que si aconsejo totalmente es no usar editores como Lyx, trabajar sobre el texto directo y no sobre el código que genera el texto limita mucho todo el potencial de Latex, aparte de que trunca bastante el aprendizaje del lenguaje.

  8.   Usemos Linux dijo

    Gracias a todos por los elogios. Saludos! Pablo.

  9.   Helena_ryuu dijo

    esta clase de especiales hacen a un blog algo especial y llamativo, siguan asi!

  10.   Arnold Fernández dijo

    LaTeX+Emacs es una buena convinación, si quieren volar en velocidad.

  11.   Carlos Gonzalez dijo

    Muchas gracias por el aporte, yo he estado trabajando en lyx previamente, pero he decidido aprender mucho más de Latex, y tu aporte me ayudará muchísimo a cumplir mi objetivo. Te estoy muy agradecido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *